Facebook Linked In Youtube Twitter

Gamax, las claves del éxito!

Gamax comercializa sus productos y máquinas en más de 50 países, con una facturación cercana a los 5 millones de euros.

Especialista en llaveros y chapas, pero sobre todo proveedor de máquinas para ensamblar estos pequeños objetos publicitarios, la empresa catalana no conoce la crisis.

Se trata de pequeños productos que fácilmente se puede considerar que han pasado de moda. Sin embargo, los llaveros y las chapas siguen siendo la alegría de la empresa española Gamax.

“El llavero es un producto a priori pasado de moda, con fecha de caducidad. Hoy abrimos las puertas de las habitaciones de los hoteles con tarjetas y mañana lo haremos con nuestros smartphones. Sin embargo, hasta que se cambien todas las cerraduras del mundo, siempre habrá un mercado para el llavero“, explica el fundador y CEO de Gamax, Xavier Marín.

En cuanto a la chapa, que existe desde los años 50, se ha convertido en un producto promocional eficaz porque es pequeño, rápido de producir, pero con una gran capacidad de repercusión de imagen. Este optimismo se basa en esta observación y en el buen estado de salud de la sociedad catalana, que muy pronto se concentró en estos nichos de mercado.

Creada a finales de 1998 con el nombre de Acsor, la empresa de Xavier Marín se dedica a la fabricación de botones forestales para el sector textil y se reorienta rápidamente hacia el diseño de chapas, que cuentan con la misma tecnología que los botones. Y en 1999, la empresa, ahora Gamax, amplió su oferta con llaveros y abandona los botones de chaqueta para concentrarse en el mercado promocional.

“Este es un caso de hiper-especialización, en un mercado local y europeo”, dice Xavier Marín.

Apertura a los mercados internacionales

Gamax se abrió rápidamente a los mercados internacionales y desarrolló una red de distribuidores en Europa. Sólo España y Francia se gestionan directamente desde la sede de Ripollet, cerca de Barcelona. En 2005, Gamax ya generaba el 50% de su facturación a partir de las exportaciones, mientras que seguía creciendo internacionalmente (Rusia, África, América).
Pero en 2008, la crisis económica rechazó las cartas. El mercado español fue duramente golpeado y vio una caída del 70% en la actividad en un año! En medio de una tormenta, Xavier Marín medía la relevancia de su estrategia de apertura internacional:

“Sentimos la crisis, pero no tanto como nuestros competidores españoles. Hemos sido protegidos por nuestro negocio de exportación. La empresa, que pasó de 35 a 22 empleados en 18 meses, está aprovechando la crisis para realizar importantes esfuerzos de inversión en su mercado interno. No queríamos defraudar a España.”

Desafiando al mercado

Hoy, la plantilla ha vuelto a su nivel anterior a la crisis (33 personas en la sede central) y la facturación, que en 2015 se acercaba a los 5 millones de euros, se ha estabilizado: 50% en España, 50% en exportación. Los productos Gamax están presentes en 51 países, de los cuales 20 son gestionados por distribuidores (el resto en ventas al contado), a menudo fieles a la marca española.

“Algunos trabajan con nosotros desde hace más de diez años”, confirma el gerente.

Sin embargo, Xavier Marín no parece estar a favor del statu quo. El fundador de Gamax aboga por la adaptación a la evolución del mercado, incluida la llegada del comercio electrónico.

“Ante la llegada de lo digital, hay dos maneras de reaccionar: o bien el proveedor se concentra en la fabricación, el distribuidor en las ventas y el operador en la logística, o bien todo lo integramos en el modelo Amazon. Debemos dar un salto al vacío y cambiar los viejos preceptos del mercado. Los proveedores deben tener la oportunidad de trabajar con todos, protegiendo al mismo tiempo a los distribuidores, en una estrategia de win-win para que todos los que añaden valor al mercado puedan beneficiarse.”

Valor añadido

En productos tradicionales como llaveros y chapas, Gamax basa su valor añadido en las máquinas, donde se concentran su experiencia y servicios. Nuestro negocio principal no es la venta de llaveros, sino los sistemas de personalización. Vendemos ideas, sistemas y máquinas para que los clientes puedan hacer sus propios llaveros”, insiste Xavier Marín. Esto nos permite responder rápidamente a las solicitudes urgentes de pequeñas cantidades de personalización, una fuerte tendencia del mercado. Pero si la solicitud se refiere a un producto acabado, Gamax hace todo lo posible para garantizar que su distribuidor se centre en su venta. Creatividad, muestreo, producción (impresión, laminación, embalaje) y entrega, hasta el cliente final si es necesario: Gamax se encarga de todo. Probablemente una de las claves del éxito!

DE LA POLÍTICA A LOS CONCESIONARIOS DE AUTOMÓVILES

Al final de la cadena, ¿qué sectores siguen consumiendo llaveros y chapas publicitarias?

Xavier Marín se ríe de los llaveros, “potencialmente cualquiera con cerradura“. Los concesionarios de coches, los minoristas y las tiendas de souvenirs siguen siendo los consumidores más importantes. “Pero incluso una marca prestigiosa como Louis Vuitton, junto a la bufanda de cachemir en una serie muy pequeña, puede necesitar llaveros de gran volumen para anunciar un evento o un producto”, dice el gerente de Gamax.

En cuanto a las chapas, el mundo político, la distribución masiva, los eventos como: conferencias o exposiciones y el sector de la música son los mayores usuarios.

Encuentra a Gamax con toda su oferta de llaveros y chapas en su stand, los próximos 25, 26 y 27 de septiembre en C!Print Madrid 

Síguenos en nuestras redes sociales y comparte esta actualidad: facebook, twitter, LinkedIn e Instagram

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Nuestros
Socios